Durante la clase

Una vez que se haya asegurado de contar con las condiciones tecnológicas, pedagógicas y metodológicas necesarias para iniciar su clase, es momento de llevarla a cabo. En esta sección le presentamos algunas sugerencias en los tres momentos didácticos que la componen.

Este contenido no es de orden prescriptivo; recuerde que usted tiene completa libertad de cátedra para organizar sus clases como le proporcione mejores resultados.

  • Plataformas y herramientas

    Para comenzar, deberá familiarizarse con la plataforma donde impartirá el momento sincrónico de la sesión. Visite la sección Sisitemas de videoconferencia para conocerlas a fondo.

    También le sugerimos revisar todos los tutoriales para el uso de Microsoft TEAMS en la sección Herramientas de videoconferencia.

    Por último, le recomendamos un par de herramientas del tipo “pizarra” muy sencillas para que pueda hacer sus clases más atractivas:

  • Inicio

    Recuerde que es conveniente conectarse diez minutos antes de la sesión, de tal forma que tenga oportunidad de verificar las condiciones técnicas son adecuadas y, además, pueda dar la bienvenida a sus estudiantes en cuanto lleguen.

    Para iniciar su sesión le recomendamos:

    1. Dar la bienvenida al alumnado y preguntarle qué es lo que espera del curso y si tiene dudas con respecto a la forma en que se desarrollarán las clases.
    2. Establecer la dinámica del grupo.
    3. Repasar las reglas de clase.
    4. Dar avisos y notificaciones.
    5. Realizar preguntas detonantes o comenzar con una experiencia que se relacione al tema.
    6. Revisar y discutir los resultados de las encuestas iniciales.
    7. Vincular de las actividades que se realizaron en plataforma con la sesión.
  • Desarrollo

    Este es el espacio donde ocurrirá la parte más completa y compleja de su clase. Aquí tienen cabidas las exposiciones, discusiones y todo aquello que permita crear y compartir conocimiento. Para llevarla a cabo de manera adecuada le sugerimos:

    1. Conocer bien su herramienta de videoconferencias, para aprovechar las posibilidades.
    2. Contar con una guía de sesión.
    3. Enfatizar el valor e importancia del contenido.
    4. Procurar un clima de armonía, respeto e inclusión.
    5. Dirigir la clase para que sea ágil.
    6. Usar apoyos visuales, como presentaciones o pizarras.
    7. Usar algunas herramientas de colaboración sincrónica, pero no demasiadas que entorpezcan la dinámica.
    8. Animar a la conversación activa.
    9. Realizar preguntas con frecuencia, para asegurarse que sus educandos le siguen.
    10. Tomar nota de las participaciones.
    11. Realizar al menos un descanso a la mitad de la sesión, para evitar el agotamiento mental.
    12. No exceder el tiempo destinado para la clase.

    Reiteramos nuestra recomendación de que las clases sean activas e inspiren al estudiantado a construir su conocimiento. Consulte nuestras recomendaciones para clases ágiles en licenciatura y en posgrado.

  • Cierre

    Antes de terminar la sesión es importante que usted:

    • Pregunte si quedaron dudas o comentarios adicionales.
    • Evalúe el aprendizaje adquirido y dé instrucciones para realizar las evaluaciones o evidencias de aprendizaje de forma asincrónica.
    • Comente sobre materiales complementarios que se pueden consultar para reforzar los aprendizajes.
    • Indique los requisitos para la siguiente sesión, incluyendo el material que deberá ser revisado en plataforma, las actividades de exposición oral, los ejercicios de redacción, etcétera.

    A la mitad y al término del curso usted deberá aplicar una encuesta de salida para recibir comentarios y sugerencias sobre el desarrollo del curso o clase, plataformas tecnológicas y asuntos en general. También podría hacerlo con más frecuencia, por ejemplo, cada mes. En la sección “Después de la clase” le proporcionamos algunas sugerencias y bibliografía para diseñar su encuesta.

    Si desea conocer más sobre el inicio, desarrollo y cierre de la clase, consulte la siguiente bibliografía:

  • Videoconferencias ágiles. Licenciatura

    Ya hemos comentado que, a distancia, el estudiantado tiene más posibilidad de distraerse debido a los estímulos externos. Para evitar lo más posible esta situación, le sugerimos abordar sus contenidos de acuerdo con la metodología HIIT.

    Los entrenamientos de intervalos de alta intensidad (HIIT, por sus siglas en inglés) son entrenamientos físicos que combinan intervalos de trabajo arduo con descanso activo. Una de las ventajas de este modelo de entrenamiento es que minimiza el cansancio, facilita el compromiso y aumenta la efectividad.

    Harvard Bussines School propone retomar esta metodología para organizar las videoconferencias. En concreto, una clase HIIT se estructuraría de esta forma:

    * Modificado a partir de (Ringel et al., 2020)

    Puede descargar la infografía aquí.

  • Videoconferencias ágiles. Maestría y Doctorado

    El estudiantado de posgrado se conforma de personas adultas con más experiencia, que disfrutan de una clase estructurada y dirigida hacia los objetivos; pero también esperan que ésta sea realmente una oportunidad de generar y compartir conocimiento, más allá de asistir a cátedras virtuales.

    Por ello, le sugerimos considerar los principios del aprendizaje de adultos para elaborar clases ágiles. Según Malcolm Knowles (Arshavskiy, 2014), las personas adultas:

    1. Toman en cuenta las primeras impresiones. Es real que la primera impresión que usted brinde a sus aprendices influenciará el desarrollo de las sesiones. Preséntese de tal forma que dé a conocer su experiencia en el tema, pero también haga saber a sus educandos que tendrán libertad para comentar y cuestionar durante las clases.
    2. Están motivados internamente. Pregúntese, ¿por qué les interesa conocer esto? ¿desean terminar su trabajo de grado o lo hacen por profesionalización? Use ese motivo para estructurar su clase.
    3. Prefieren el aprendizaje en vivo, activo y multisensorial. Más allá de largas conferencias o textos, las personas adultas aprenden mejor cuando pueden escuchar, ver, discutir, comparar y formular sus propias conclusiones.
    4. Brindan experiencias de la vida a nuevas situaciones de aprendizaje. Sus estudiantes tienen experiencia en la materia que están cursando; sea mucha o poca, es experiencia valiosa que ha de retomarse para relacionar con los contenidos actuales.
    5. Se orientan hacia los objetivos. Si las personas adultas tienen claro por qué van a aprender dichos contenidos, lo harán con mayor gusto, enganche y motivación.
    6. Están orientados a la relevancia. Procure dejar fuera de su clase aquellos contenidos no medulares y que no aporten al objetivo de la asignatura. Las personas adultas solamente aprehenderán aquello que les sea realmente relevante y beneficioso.
    7. Son prácticos. Las personas adultas necesitan practicar lo aprendido de manera casi inmediata. Ya sea por medio de discusiones, redacción de ensayos u otra actividad que su materia permita, destine espacios para la aplicación del conocimiento.
    8. Les gusta que se les respete. Quizá parezca lógico, pero haga el comparativo: corregir a un infante de primaria no es lo mismo que a una persona adulta en posgrado. Éstas tienen ideas que han sido construidas e interiorizadas por años. Dichas ideas pueden ser debatidas, pero con respeto y argumentos lógicos.

    Siguiendo estos principios, le proponemos la siguiente estructura para su clase:

    Puede descargar la infografía aquí.

  • Otras recomendaciones importantes
    1. No tiene que ser perfecto, pero sí planeado. Durante su sesión podría fallar la conectividad, interrumpirse el audio u otro inconveniente. Por ello siempre es bueno contar con un plan de acción como, por ejemplo, un video pregrabado.
    2. Grabe su clase. De esta forma quienes no hayan podido asistir por asuntos personales o de conectividad podrán consultarla después de ocurrida. Además, le puede servir a usted como material de apoyo para el siguiente semestre.
    3. Micrófonos cerrados. Para evitar interrupciones por el “ruido” de los múltiples escenarios pida a sus estudiantes que mantengan el micrófono cerrado durante las exposiciones. Sin embargo, deberán abrirlo para el momento de la discusión.
    4. Chat abierto. Aunque el micrófono esté cerrado, pida que envíen sus preguntas y comentarios en el chat y revíselo con frecuencia para tenderlas.
    5. Cámaras, ¿prendidas? Tome en cuenta que algunas personas no tienen cámara web, o quizá el espacio en el que se encuentran no es adecuado para tomar clase. Usted deberá establecer antes de cada clase si será necesario tener la cámara prendida para que sus estudiantes se preparen con tiempo o puedan informarle de los inconvenientes y buscar una solución.
    6. Aproveche la presencia. Si todo el grupo está conectado al mismo tiempo para tomar la clase, use ese espacio para la construcción del conocimiento en colaboración activa, con discusión y participación. Si el contenido de la sesión amerita ser sólo una exposición unidireccional, considere grabar un video y permitir que sus educandos lo revisen de manera asincrónica; incluso puede crear videos con preguntas insertadas, utilizando herramientas como Edpuzzle.
    7. Discusiones significativas. Anime a las personas participantes a que expongan sus ideas, ya sea de manera oral o escrita —en el chat o a través herramientas como Slido—. Recuerde que su papel como docente es de moderación y guía, por lo que deberá establecer reglas y dirigir los debates.
    8. Lápiz y papel. Si bien hay muchas herramientas digitales, sugiera a sus estudiantes que tengan a la mano libretas de apuntes para tomar notas. También puede usar este recurso, por ejemplo, para mostrar la respuesta “todas a la vez” frente a la cámara.
    9. Toma de asistencia. Evite gastar tiempo en esta tarea. Puede tomar una captura de pantalla de todas las personas conectadas y guardar el archivo nombrándolo con el día de la sesión, o pasarla después a una lista.
    10. Mejora continua. Vea cada una de las clases como una experiencia para mejorar la siguiente. Al terminar, pregúntese ¿qué funcionó? ¿qué no lo hizo? ¿qué podría cambiar? ¿qué he de mantener? Implemente las mejoras en su siguiente sesión.
Bibliografía